Desprendimiento de Retina

Volver

¿QUÉ ES LA RETINA?

La retina es la capa interna del ojo sensible a la luz que capta las imagenes y son enviadas al cerebro a través del nervio óptico.

 

¿QUÉ ES UN DESPRENDIMIENTO DE RETINA?

 

También conocido como "retina desprendida" o "desgarro retiniano".  Es la separación del tejido retinal del epitelio pigmentario retinal que produce una perdida severa de la visión. La presencia de tracción, rotura o desgarro retinal produce el ingreso del vítreo, quido que provoca el desprendimiento total de la retina. Esta separación al no ser tratada oportunamente, afecta a los fotoreceptores, produciendo pérdida irreversible de la visión.
 

 

Si no se trata el desprendimiento de retina, acaba provocando la pérdida funcional total del ojo (ceguera).
 


 

¿QUÉ  SINTOMAS  PRODUCE EL  DESPRENDIMIENTO  DE  RETINA?


El desprendimiento de retina no produce dolor ni inflamación, por lo que sus únicos síntomas son visuales, es decir alteraciones tanto en el campo como en la agudeza visual.

  • Aparición brusca o aumento de moscas volantes en el campo visual.
  • Aparición de destellos luminosos abundantes. 
  • Aparición de zona sin visión que va, normalmente, desde la periferia hacia el centro del ojo.
     

Es posible que el desprendimiento de retina ocurra súbitamente, con pérdida  total de la visión del ojo afectado, debido al sangrado  que puede producirse cuando la retina se desgarra.
 

 

TRATAMIENTO
 

Conviene diferenciar dos estadíos:
 

1. Roturas o agujeros: Se deben tratar inmediatamente con láser o aplicación de frío, consiguiendo una soldadura o bloqueo del desgarro.
 

2. Si no se consigue la oclusión de la rotura o desgarro, desencadenará el desprendimiento de retina: siendo necesario el tratamiento quirúrgico. La urgencia de esta intervención, vendrá dada si el desprendimiento compromete o no a la llamada retina central (mácula).

 


¿EN QUÉ CONSISTE LA TÉCNICA QUIRÚRGICA?

 

Existen dos tipos de cirugía:

 

1. Cirugía extraescleral: colocación de implante fuera del ojo para facilitar el taponamiento de los desgarros. En casos muy simples.

 

 

2. Retinopexia neumática: inyección de gas dentro del ojo, en desprendimientos parciales y desgarros superiores.

El porcentaje de reaplicación, es decir, que la retina vuelva a su sitio, es del 90%. Si esta recuperación no se consigue, se puede volver a operar. Generalmente, esta recidiva es debida a la formación de tejido fibroso sobre la retina, la cual tira de ella y la vuelve a desprender. La única solución para despegarla y volver a aplicar, es eliminar el gel vítreo, lo cual se conoce con el nombre de vitrectomía.

 

 

3. La Vitrectomía + explante: es una técnica de microcirugía ocular que permite entrar en la cavidad vítrea y acceder a la retina para aplicarla o pegarla y ponerla en condiciones que puedan mejorar su visión. Dentro de esta cirugia se reemplaza el vítreo por gas o aceite de silicón.