Retinopatía de la Prematuridad

Volver

La retinopatía del prematuro ( ROP ) es la principal causa de ceguera infantil en los países desarrollados. Los bebés prematuros o de bajo peso tienen un riesgo de desarrollar ROP. Estos bebés, suelen nacer antes de que el suministro de sangre a la retina este completamente desarrollado. Como resultado, crecen nuevos vasos sanguíneos que tienden a sangrar y formar cicatrices. Sin tratamiento, esto conduce al desprendimiento de retina y en última instancia a la ceguera.



 

TRATAMIENTO DE LA RETINOPATÍA DE  LA  PREMATURIDAD
 

Algunos casos de retinopatía del prematuro son leves y se corrigen solos, pero otros requieren de cirugía para prevenir la pérdida de visión o ceguera. La cirugía implica el uso de láser u otros medios para detener el crecimiento de vasos sanguíneos anormales y asegurar que no se produzca un desprendimiento de retina.

 

Existen los siguientes tratamientos para ROP:

  • La terapia con láser (fotocoagulación) o la crioterapia (congelamiento) se pueden emplear para prevenir complicaciones de la retinopatía de la prematuridad avanzada.
  • El láser detiene el crecimiento de los vasos sanguíneos anormales.
  • El tratamiento se puede llevar a cabo en la sala de recién nacidos, utilizando un equipo portátil. Para que sea efectiva, se tiene que realizar antes de que se presente cicatrización y desprendimiento de retina.