Trabeculectomía

La trabeculectomía es un procedimiento en el que se realiza un nuevo drenaje del ojo para tratar el drenaje natural bloqueado que provoca el aumento de presión del intraocular, que puede conllevar al glaucoma.

 

La trabeculectomía se realiza generalmente bajo anestesia local, una inyección de anestésico local paraliza el ojo completamente para evitar que se mueva o sienta dolor.  También puede administrarse anestesia general, manteniendo al paciente dormido durante la cirugía. Se crea una válvula en forma de aleta en la parte superior el ojo, debajo del párpado superior, a nivel de la porción blanca. Esta válvula permite que el fluido pueda drenarse, controlando la presión del ojo.  

 

 

 

 

¿QUÉ SUCEDE  DESPUÉS DEL TRATAMIENTO DE LA TRABECULECTOMÍA?

 

No duele durante ni después del procedimiento. El ojo se deja cubierto por 24 hrs, y se deja libre al día siguiente. Durante los primeros días del postoperatorio es normal tener lagrimeo, intolerancia a la luz, todo irá cediendo poco a poco con el paso de los días.  Las suturas se retiran a los 15 días.