Agujeros Maculares


La mácula es la estructura anatómica de la retina encargada principalmente de la visión central (la visión que utilizamos al leer, mirar la televisión o reconocer caras).

 

 

 



El agujero macular es un defecto o rotura de tejido localizado en la zona central de la mácula (fóvea) que provoca un defecto de visión central (escotoma) o una zona de visión borrosa en el centro del campo visual. Los agujeros maculares suelen estar relacionados con la edad, aunque también pueden ser secundarios a traumatismos oculares.

 


 

¿QUÉ  TIPOS DE AGUJEROS MACULARES EXISTEN?


 

Existen principalmente dos tipos de agujeros maculares:

 

  • Agujeros maculares completos: afectan a todas las capas de la retina y conllevan una mayor pérdida de visión.

 

  • Agujeros maculares lamelares: afectan solo a unas capas de la retina y no tanto a la visión. A veces, pueden estar asociados a membranas epirretinianas.


 

¿CÓMO SE REALIZA  EL  TRATAMIENTO?

 

Es indispensable un examen oftalmológico completo que incluya las siguientes pruebas: una retinografía, una autofluorescencia y  la tomografía spectralis OCT3D.  A pesar de que algunos agujeros maculares en estadíos iniciales se pueden cerrar solos, algunos pacientes requieren cirugía.


 

El procedimiento quirúrgico consiste en realizar una vitrectomía posterior para remover el gel vítreo de dentro del ojo, eliminar la hialoides posterior y disecar y extraer una membrana extremadamente fina llamada membrana limitante interna, para facilitar el relajamiento de la retina y que los labios del agujero macular puedan posarse nuevamente sobre el epitelio pigmentario. Posteriormente se llena el ojo con gas para que este mantenga una presión sobre la retina que permita que el agujero macular se cierre. La cirugía se realiza con anestesia local, por lo que el paciente puede regresar a su casa después de la cirugía.