Paquimetría Corneal.

 

La paquimetría es la medida del espesor del tejido corneal o grosor de la córnea. El método más moderno para realizar la paquimetría es a través de una tomografía. Se escanea la superficie anterior del ojo, proporcionando una medida tridimensional de toda la extensión de la córnea, permitiendo ubicar la zona más delgada y el volumen corneal.
 


La paquimetría es útil en diferentes situaciones, las más comunes son:
 

1.- Pacientes con Glaucoma
El espesor de la cornea influye en la medida de la presión, cuando la cornea es gruesa nos da una falsa presión alta y cuando es delgada nos da una falsa presión baja, encontrándose desviaciones hasta de 10 mmHg. Si queremos conocer el valor real de la presión intraocular es necesario conocer el espesor corneal, es decir se requiere la paquimetría.

 

2.- Pacientes que desean realizar una cirugía refractiva
En los pacientes que desean cirugía refractiva, el valor del espesor corneal es necesario para asegurar que el paciente es un buen candidato para la cirugía, una córnea sana debe tener mínimo 480 micras.

 

3.- Pacientes con queratocono
El queratocono tiene como característica un adelgazamiento en la cornea, que favorece su deformación en forma de cono. En todos los pacientes con queratocono es necesario hacer una paquimetría periódica para hacer seguimiento del adelgazamiento de la córnea propio de esta patología.

También suele realizarse una paquimetría en pacientes con queratocono que se han realizado CROSS-LINKING (método de tratamiento para el queratocono), en este caso para verificar el engrosamiento de la cornea y los efectos positivos del tratamiento.
 

4.- Pacientes usuarios de lentes de contacto
Los usuarios de lentes de contacto deben hacer este examen periódicamente para identificar adelgazamiento corneal provocado por el lente, estudios han revelado que incluso un lente de contacto con adaptación perfecta adelgaza la cornea hasta 4 micras por año.