Angiografía con Fluoresceína

Volver

Examen oftalmológico de diagnóstico que permite detectar enfermedades del fondo del ojo, específicamente la adecuada circulación en los vasos sanguíneos de retina y coroides.

La angiografía fluoresceinica es un procedimiento diagnóstico en el cual, mediante una cámara retinal, se toma una serie de fotografías de los tejidos sensibles a la luz en el fondo del ojo (La Retina). Específicamente la adecuada circulación en los vasos sanguíneos de retina y la coroides, dos capas que se encuentran en la parte posterior del ojo. 


¿En qué consiste esta prueba?

Se utiliza una medicación especial llamada FLUORESCEINA que es inyectada en una vena del brazo para que a través de la sangre viaje hasta la circulación del FONDO DEL OJO. El contenido sanguíneo mezclado con la FLUORESCEINA, al ser estimulado por una luz azul, produce una emisión intensa de luz que permite el registro fotográfico. Para el examen se requiere la dilatación de la pupila mediante la aplicación de gotas. 


Se tomarán más fotografías a intervalos de segundos, durante varios minutos, a fin de determinar los tiempos de llenado de los vasos sanguíneos y áreas definidas de la retina o de la coroides. 


En caso de obstrucción o filtración de los vasos sanguíneos las imágenes determinarán la localización para el posible tratamiento.
 

ESQUEMA DE UNA ANGIOFLUORECEINOGRAFIA CON PATOLOGIA OCULAR


¿Qué preparación requiere la angiografía ocular con fluoresceína?
 

Para esta prueba es necesario:
 

  • Quitarse anteojos y/o lentes de contacto antes del examen.
     
  • La alimentación para el día del examen debe ser ligera.
     
  • Suspender la administración de medicamentos en caso de que puedan afectar el estudio.
     
  • Informar al personal responsable del estudio sobre cualquier tipo de alergia que se tenga, en especial, reacciones al yodo.
     
  • Ir acompañado por un familiar, ya que la visión puede estar borrosa hasta por 12 horas, después del examen.
     
  • Comentar al médico la posibilidad de estar embarazada.
     
  • Leer y firmar consentimiento por escrito. 


Resultados 

Se consideran resultados normales cuando los vasos sanguíneos aparecen de tamaño normal y se pueden reconocer, ya que no permiten el paso de la fluoresceína. Asimismo, si no hay formación de nuevos vasos y tampoco ninguna obstrucción o filtración.

En caso de resultados anormales se pueden observar vasos sanguíneos de reciente formación, que muestran un trayecto anormal, extraño, sinuoso y son típicamente transparentes a la fluoresceína. 

Los defectos del llenado con fluoresceína en la superficie, en caso de no detectar antecedentes de enfermedad de los ojos mediante oftalmoscopia, indican disminución de la perfusión retiniana. 
 

Estos resultados anormales pueden deberse a distintos trastornos, entre ellos:

  • Problemas circulatorios, como bloqueo de las arterias.
  • Cáncer.
  • Retinopatía diabética o de otro tipo.
  • Hipertensión arterial.
  • Inflamación o edema.
  • Degeneración macular.
  • Microaneurismas.
  • Tumores.
  • Inflamación del disco óptico.
  • De igual forma este procedimiento diagnóstico también se lleva a cabo en caso de: 
  • Desprendimiento de retina.
  • Oclusión de los vasos retinianos.
  • Retinitis pigmentaria.