Inyección Intravítrea Antiangiogénica

Las inyecciones intravítreas son un procedimiento rápido y seguro, prácticamente indoloro y con mínimas complicaciones y efectos adversos. Usualmente se llevan a cabo bajo anestesia tópica (gotas) y puede ser llevado a cabo en el consultorio. Antes del procedimiento, se limpia el ojo para prevenir infecciones y se aplican gotas para anestesiar el ojo. Se utiliza una aguja de pequeño calibre, similar a la que se emplea para administrar insulina. La recuperación es rápida, usualmente a lo largo del día en el que se lleva a cabo la inyección.

 

 

 

¿QUÉ ENFERMEDADES SE TRATAN CON LA INYECCIÓN INTRAVITREA?
 

 

Está indicado en patologías como :

 

• Degeneración macular relacionada con la edad ( DMRE)
• Edema macular diabético, 
Edema macular asociado a trombosis retinianas
• Oclusiones vasculares retinianas

• Retinopatía diabética
• Membranas neovasculares asociadas a la miopía.

 


¿QUÉ  TIPOS  DE  INYECCIONES  INTRAVÍTREAS  EXISTEN?


Los medicamentos más comunes que se administran intraocularmente son los medicamentos antiangiogénicos (impiden la formación de nuevos vasos) tales como la Triamcinolona (Kenalog), el Avastin® (bevacizumab) y Lucentis® (ranibizumab). A nivel mundial, las inyecciones intravítreas de antiangiogénicos son la primera línea para el tratamiento de degeneración macular y también pueden ser utilizados en casos específicos de retinopatía diabética y oclusiones vasculares, entre otros.

 

 

Este tipo de medicamentos actúa atacando un químico específico en el ojo que origina el crecimiento de vasos anormales debajo o en la retina. Este químico es llamado factor de crecimiento vascular endotelial (o VEGF por sus siglas en inglés). Los antiangiogénicos bloquean la formación de VEGF y al ser bloqueado este factor, se reduce el crecimiento de nuevos vasos y disminuye la fuga de líquidos de los vasos anormales preexistentes. Al hacer esto, se ayuda a disminuir la pérdida visual y en muchos casos, mejora la visión.

 

 

En casos de retinopatía diabética u oclusiones vasculares (infartos de los ojos), inyectar este tipo de medicamentos ayuda a la prevención de hemorragias así como también favorece la reabsorción de hemorragias preexistentes y disminuye el edema (acumulación de fluido).